24 años de debates presidenciales y las frases no cambian

Presidencial

debates12002_notas29170418.jpg

Político MX

Mar 17 Abril 2018 21:15

Al paso de 24 años de debates presidenciales estos encuentros se vuelven “documentos históricos” invaluables por muchas razones: en los temas abordados y las ideas planteadas se puede conocer las aspiraciones y necesidades de la coyuntura. Sorprende y genera cuestionamientos darse cuenta que los conflictos descritos  cada 6 años, desde 1994, son por demás vigentes: lo único que cambia es el rostro y la voz de quienes los detallan.

Un breve repaso a lo que se dijo en esos encuentros nos hará valorar en su justa dimensión lo que se dirá y se planteará en los debates de la campaña 2018: si hay algún avance o se mantiene el estancamiento en los problemas y en las soluciones.


1994: cuando todo inició

Diego Fernández de Cevallos por el PAN, Ernesto Zedillo del PRI y Cuauhtémoc Cárdenas por el PRD pasaron a la historia por realizar el primer encuentro entre candidatos presidenciales. Solo hay que recordar que el escenario para ese debate de 1994 estaba conformado por el levantamiento armado del EZLN en Chiapas y la muerte del primer aspirante priista, Luis Donaldo Colosio, situaciones que no podían dejar de mencionarse.

Pero también se abordaron la corrupción de los cuerpos policiacos, de los ministerios públicos lo que obligaba a plantear una reforma total al sistema de justicia; ya se hablaba de la falta de seguridad aunque no como un asunto prioritario; se subrayaba que la pobreza era el mayor desafío; es curioso advertir que el aspirante de izquierda planteaba que la generación de empleos era el reto más importante que enfrentar los mexicanos.


2000: la democracia que llegaba

Dos encuentros entre aspirantes marcaron esa elección presidencial aunque lo más significativo era el estilo relajado, “auténtico” y motivador del candidato panista, Vicente Fox, que transformó la contienda en un plebiscito para que el PRI se quedara o no en Los Pinos.

Por ello en buena parte de los dos debates se subrayó el “sistema corrupto” existente; incluso se propuso que el Procurador General de la República fuera nombrado por el Congreso; se insistía en la gran reforma judicial; además de que cada vez se hablaba más de las complicidades oficiales con el narcotráfico y con el crimen organizado, lo que subía el nivel de atención en el tema de la seguridad.

No puede dejarse de lado el tono directo, “popular” y alejado de la ortodoxia que asumió Vicente Fox, y que sin duda tuvo un impacto en el electorado.


2006: nada se daba por hecho

En esa elección, un candidato que se sentía seguro por arrancar puntero en las encuestas se dio “el lujo” de no asistir a un debate. A la distancia, muchos analistas aseguran que eso le abrió la puerta a Felipe Calderón para hacerse presente, que otros electores lo voltearan a ver: planteó cero tolerancia a la corrupción, se asumió como el presidente del empleo, dar estabilidad económica y de la unidad entre los mexicanos. La seguridad se mencionó pero no destacaba entre las prioridades.


Para el segundo encuentro, ahora sí con Andrés Manuel López Obrador, se insistía en combatir a fondo la corrupción, en el gobierno, en los cuerpos policiacos; aplicar al parejo la la ley; se habló de dar mayor participación al Ejército en tareas de seguridad. Revisar las intervenciones del tabasqueño no debe sorprender a nadie: lo mismo que planteaba en ese año se ha vuelto escuchar en estas semanas.


2012: juventud vs. experiencia

La más reciente experiencia de debates presidenciales, la de hace 6 años, ponía en el escenario un personaje que generaba expectativa pero también dudas. Enrique Peña Nieto, como aspirante priista que ascendió rápidamente en la política, se plantaba frente a un experimentado Andrés Manuel López Obrador; si bien muchos advertían que el tabasqueño arrasaría frente al mexiquense, no ocurrió así.

Peña Nieto fue a lo seguro, a dar propuesta concretas, sencillas, nada alejadas de su plataforma:  consideraba imprescindible dar impulso a una reforma fiscal para tener impuestos justos; ya daba indicios de que había la necesidad de realizar un mayor número de transformaciones. López Obrador no se movió de sus planteamientos, dirigidos a su núcleo más duro de simpatizantes.

Te puede interesar:
Corrupción y seguridad, reto para presidenciables en 1er debate

App Político MX

DESCARGA
NUESTRA APP

Degradado

y recibe lo mejor de Político.mx

Forma central Degradado
Político MX podcast

PODCAST

degradado Forma 45 grados

Escúchanos en estas plataformas:

degradado